¿Cómo se relacionan tus emociones con tu salud física?

Seguramente has escuchado que no debemos “guardarnos” las emociones, pues éstas eventualmente “saldrán” de alguna forma. Pues bien, en efecto, las emociones reprimidas siempre encuentran la forma de manifestarse, muchas veces, a través del cuerpo.

Nuestro sistema, en su infinita sabiduría, encuentra siempre mecanismos para comunicarse con nosotros, ¿Te ha pasado que estás muy estresada en el trabajo y te empieza a doler la cabeza o el cuello? Esto significa que tu cuerpo está enviándote un mensaje, una señal que dice “detente”, y te invita a relajarte y descansar; solo que a veces, no escuchamos esos primeros mensajes, por lo que el cuerpo debe gritar más fuerte. Es así como algunos síntomas pueden convertirse en enfermedad.

Te interesaría leer: «¿Has pensado en perdonarte?»

Desde la perspectiva energética, las emociones son energía que corre por el cuerpo, cuando nos llenamos de emociones no tan positivas, nos congestionamos y esa energía empieza a generar impactos negativos en la salud física.

Desde la medicina china, y las corrientes holísticas, comprendemos que la enfermedad tiene un múltiple significado y que obedece no solamente al área biológica sino también a la emocional, a la espiritual, a la física y/ o a la sexual.

De esta forma, diferentes estudiosos del tema han relacionado algunas enfermedades o síntomas físicos con aspectos emocionales y espirituales. Aunque es un tema complejo que requiere un análisis detallado de cada caso, aquí van algunos ejemplos:

  • Un desequilibrio entre lo que se hace y lo que se desea hacer en realidad, podría causar trastornos digestivos. Esto mismo ocurre en personas que son muy rígidas de pensamiento (estreñimiento) o en personas que son muy flexibles y les cuesta poner límites (diarrea).
  • El resentimiento y el orgullo son como un ácido, causan inflamación y dolor. Es así como las personas muy tercas u obstinadas podrían tener problemas en las rodillas, hombros o articulaciones, pues estas partes están diseñadas para ser abiertas y flexibles.
  • En enfermedades del aparato femenino, como el útero o los senos, encontramos mujeres que sienten consciente o inconscientemente falta de nutrición, de amor de la madre, padres que esperaban un varón o conflictos con su propia maternidad y el poder nutrir a otros.
  • El dolor de espalda puede revelar una sensación de falta de apoyo financiero, afectivo o laboral. Puede deberse también a “pesos” que se cargan del pasado, cargas que aún no se han soltado, o demasiadas responsabilidades que abruman como por ejemplo un nuevo empleo o la maternidad.
  • En Trastornos autoinmunes como el lupus, la fatiga crónica o la fibromialgia, el cuerpo gira sobre sí mismo, es como si el cerebro se considerara su propio enemigo. En estos casos la terapia espiritual y emocional está orientada a que la persona se perdone, se reconcilie consigo misma y se ame nuevamente.

¿Cómo Soltar de forma segura las emociones?

Las emociones reprimidas pueden ser liberadas a través de muchas técnicas, por ejemplo, a través de los pies. En este caso viene bien caminar descalza en la hierba y en contacto con la naturaleza mientras respiras. También puedes abrazar amorosamente un árbol y este te permitirá trasformar la energía.

El reiki, la reflexología o la sanación pránica, son herramientas que podemos usar para liberar esas emociones; y también la meditación, el yoga o el ejercicio físico, el cual podemos hacer en casa o en lugares especializados.

Cada técnica se acomodará mejor a las necesidades de cada persona, por ejemplo, no todas las personas pueden concentrarse en la meditación por lo que una actividad física de mayor agresividad como el kick boxing puede funcionar mejor.

Finalmente, aquí les damos algunos tips que puedes usar en tu día a día:

  • Sonríe: sonríe incluso si no lo sientes, sonreír cambia la química del cuerpo y te hará sentir más feliz. (Te puede interesar: «El poder de las emociones positivas»)
  • Haz actividad física regular: la liberación de endorfinas que se genera en la actividad física te hará sentir más equilibrada.
  • Cuida tu alimentación: los alimentos tienen energía, incluye en tu dieta más alimentos saludables (Te puede interesar: «Esto es lo que debes evitar si quieres bajar de peso»)
  • Respira: en momentos en que experimentes emociones negativas, oblígate a respirar profundamente por lo menos tres veces. Esto aportará oxígeno a todo el sistema y te hará conectarte con el presente. Verás luego que la situación no es tan grave como parecía. (Te puede interesar: «Lleva el enojo a otro nivel»)
  • Escucha tu cuerpo siempre: si algo te duele, no hagas como si no pasara, revísalo y atiende esa parte del cuerpo; tal vez acudiendo a tu médico de confianza para verificar qué sucede, pero también escuchando las emociones que entraña el dolor.
  • Pregúntate: ¿A qué me estoy aferrando? ¿Qué necesito perdonar? ¿Qué necesito soltar en este momento? Y envía energía amorosa a esa parte del cuerpo para que se sane, recuerda que tú misma eres la más poderosa herramienta de sanación.

No dejes de consultar la página web de Adi Shakti-Bienestar Integral

Si quieres contactarlos, puedes hacerlo al teléfono 320 900 62 32 en Bogotá.

Foto: Pixabay.