¡Deja de buscar «milagros» para adelgazar!

Decidimos juntar a nuestras dos nutricionistas, Katherine Jonhson y Astrid Möller, para hablar, más que de perder kilos, de dejar los métodos «milagrosos» para bajar de peso y comenzar a tomar más consciencia del cuidado de tu cuerpo y tu salud.

AQUÍ TE DEJAMOS SUS RECOMENDACIONES:

Katherine Jonhson

katherine nutricionista

En medio de la desesperación, muchas personas acuden a dietas y pastillas “milagrosas”, y les cuento que estos medicamentos pueden ser muy peligrosos, porque aunque ayudan a perder peso a corto plazo, pueden producir consecuencias no deseadas en el metabolismo; además, se genera pérdida de masa muscular, con lo que será más difícil quemar esas calorías, de manera que lo más seguro es que se transformen en grasa.

Y ahí es cuando aparece el temido efecto yoyo o rebote.

Como todo medicamento, estas pastillas tienen efectos secundarios, y más, si se toman sin control, ni vigilancia médica. Por si no lo sabías, pueden ocasionar diarrea, deshidratación, mareos, calambres o adicción y no deben tomarse por un período largo de tiempo.

Así que no dependas de una pastilla para bajar de peso, tu organismo está en juego. Mejor, escucha tu cuerpo y vuelve a lo básico de la alimentación balanceada.

Una de las dietas de moda, es la llamada “detox”, basada, entre otras cosas, en zumos de frutas con un aporte de 1000 calorías. Esta dieta podría durar una semana. Ocurrirá lo mismo que te expliqué anteriormente, caerás en el efecto rebote. Además, te aseguro que no querrás pasar tu vida tomando solamente jugos o comiendo frutas.

Y también están los famosos “jugos verdes”, que en lo particular, me gusta recomendarlos en ayunas ya que tienen un efecto diurético, son ricos en vitaminas y minerales y te hidratan, ¡pero ojo! no deben ser usados para sustituir comidas.

Consumir los alimentos licuados podría dejarte menos saciado, lo que significa que tomarás más calorías de lo que consumirías realmente si masticaras la comida.

La idea de una dieta saludable y balanceada es incluir todos los grupos de alimentos. Imagínate una dieta con un solo alimento; por ejemplo “La dieta de la manzana”. Te aseguro que al primer mes aborrecerás esta fruta y éste será el fin de la «milagrosa dieta».

Esto también te servirá: Consejos para mantenerte saludable en tu embarazo

Así que lo que hay que aprender aquí, es a tener una alimentación saludable que pueda mantenerse en el tiempo y se convierta en un estilo de vida, y no en un régimen momentáneo con el que perderás el esfuerzo después, al volver a comer descontroladamente.

Los consejos que te daré a continuación son muy generales, lo ideal sería que visitaras a un nutricionista para que te elabore un plan de alimentación que se ajuste a tus necesidades. Sin embargo, estos tips básicos te ayudarán a dar e primer gran paso:

  • No te saltes ninguna comida, incluye tres comidas principales y dos meriendas al día.
  • La mitad de tu plato debe incluir vegetales, ¼ de carbohidratos y el otro ¼ de plato debe incluir las proteínas.
  • Evita las frituras, prefiere las preparaciones al horno, a la plancha, sudados, hervidos o salteados.
  • Elige las grasas buenas presentes en los aceites de oliva, canola, soya, girasol maíz; y también el aguacate y frutos secos.
  • Reduce la cantidad de azúcar en tus comidas y limita los dulces, refrescos y jugos pasteurizados.
  • Recuerda tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día, esto hará que disminuya tu ansiedad.
  • No te peses todos los días, ¡la grasa no pesa!, te darás cuenta al bajar medidas con tu ropa habitual.
  • Realiza actividad física, se recomienda 150 minutos a la semana, lo que equivale a 30 minutos por 5 días.

Lo ideal es bajar medio kilo a la semana, porque más de eso puede producir un efecto rebote y es lo que no queremos, ¿verdad? Así que, anímate a seguir estos consejos saludables y a hacer un cambio definitivo, para que no estés cada mes de enero sufriendo por esos kilos de más.

Astrid Möller / AM Nutrition

astrid moller logo

Seguro que el año que viene sí cumplirás la meta: “Este año sí bajo de peso y comienzo a comer mejor”…

Hoy te propongo unas metas realistas y más específicas para que las puedas cumplir de verdad, verdad.

  1. No creer en el superpoder de un «superalimento» por sí solo, sino en una alimentación sana.

Esto les ha pasado a muchas. Cuando escuchan los beneficios de un solo alimento, lo incluyen hasta en la sopa, desayuno, almuerzo y cena. Un alimento solo no hará el milagro, es decir, aunque tenga una composición nutricional especial, no podrá compensar los desastres que hiciste o la alimentación no sana que lleves.

  1. Un clásico… este año me quito los 20 kg del embarazo.

Con esto no quiero decir que no lo vayas a lograr, sino que es importante plantearte metas realistas a corto plazo, para que observes los resultados y la motivación se mantenga durante todo el año y no desaparezca en… febrero. Esta es la causa por las que muchas renuncian a este propósito al poco tiempo: por la motivación. Así que te animo a que seas más específica, por ejemplo:  “Antes de carnavales me quito 5 kilos” y verás que te mantendrás motivada todo el año hasta llegar a la meta GRANDE.

  1. Mejorar la salud tomándome la pastilla mágica.

Una dieta no saludable nunca jamás podrá ser equilibrada mediante el consumo de pastillas, suplementos dietéticos o vitaminas. La pastilla mágica no existe; lo que sí funciona es cambiar definitivamente tu estilo de vida.

No dejes de leer: Esto es lo que debes evitar cuando tratas de bajar de peso 

  1. Me prometo no comer más chocolates…

Ahora te pregunto y ¿Qué pasa si te regalan una caja chocolates? No es que no vas a aceptar esa caja de chocolates; es hacer que te dure al menos un mes y disfrutar un poquito todos los días.

  1. “Me propongo comer más frutas y vegetales”

Ésta es una meta muy amplia y muy difícil de medir, así que te recomiendo que cuando te establezcas este tipo de metas, pongas un tiempo y cantidad, es decir, este mes comeré al menos 3 frutas al día… Verás la diferencia.

Foto: Unsplash.com