¿Bailar en el tubo? ¿Yo? ¡Sí y me encanta!

Desde niña mi mamá me inscribía en cualquier actividad recreativa que aparecía por ahí: danza, flamenco, ballet y natación… No obstante, ahora yo decidí probar con el Pole Dance o Baile en barra.

Primero empecemos con su definición: ¿Qué es el Pole Dance? De acuerdo con el portal Salud180, es una nueva disciplina para ejercitarte, quemar calorías y tonificar tus músculos, que te ayuda a estilizar tu figura y ganar fuerza.

No dejes de leer: Construyendo una melena de león

Con el baile y las figuras acrobáticas del pole dance, moldeas piernas, brazos, abdomen y oblicuos. Entonces a partir de aquí les puede llamar la atención esta disciplina, aunque sé que en el fondo, algunos de ustedes podrían estar pensando: «¿Y cómo se supone que yo vaya a empezar a practicar un baile que está estereotipado para las strippers

Les quiero contar la experiencia de las dos semanas que he asistido a las clases en donde he fortalecido mi abdomen y mi autoestima.

En tan poco tiempo practicando este nuevo hobbie, me siento muy contenta de haber comenzado este año nuevo con algo que nunca imaginé que podía hacer…

He aprendido nuevos trucos de sensualidad y a desarrollar mi lado sexy (lado que todas las mujeres tenemos, pero que solo algunas lo han descubierto más rápido que otras).

Ya yo había visto muchas fotos de amigas o conocidas practicando el Pole Dance a través de las redes sociales. Y sí, me llamaba la atención la manera como esas mujeres daban esas vueltas en un tubo y quedaban suspendidas en el aire. ¡súper W-A-O!

No lo pensé más, me llené de esa frase popular “Año nuevo, vida nueva, cosas nuevas” y me inscribí en un lugar en Tampa, Estados Unidos, llamado Buttercup Pole Dance.

Lo que me impresionó en la primera clase, fue como cada una de las chicas (Todas en el primer nivel), estaban enfocadas en lograr dominar el tubo como si éste fuere un ex novio que las dejó por la chica con el cabello bonito, brillante y largo. Vi como cada una le decía a través de sus movimientos: “Esta soy yo… y tú te lo pierdes” ¡Era todo un arte!

Para amarrarse a semejante tubo se necesita técnica, fuerza corporal y balance. ¡Ah! Y mucha, pero mucha actitud. Me ha salido uno que otro golpe en la entrepierna y brazos, pero eso es señal de que estoy poniendo todo mi empeño para lograr hacer figuras hermosas.

Una hora de clase me divierte y me traslada a un mundo de bikinis-extremadamente-cortos, luces opacas, espejos por doquier y cualquier tipo de cuerpo femenino lleno de seguridad y confianza. Eso es lo que más me encanta de esta nueva práctica, porque no necesitas un “cuerpazo de modelo” para poder dominar la barra.

No dejes de leer: El baile que cambió mi vida

Les recomiendo que se atrevan y que no tengan pena de mostrarse más sensual con su pareja. Además de ser excelente para definir músculos y ganar fuerza, el Pole Dance es una práctica para mujeres de cualquier edad que se quieren divertir mientras aprenden a hacer algo que las reta y las motiva.

Ahora mis horas de entrenamiento en el gimnasio se redujeron a 45 minutos que utilizo para ejercicios cardiovasculares, porque complemento mi rutina con el Pole. Me ha funcionado para mi cuerpo y mi despeje mental.

Si se animan, recuerden etiquetarnos para estar conectadas, y si ya eres profesional en esto, no me olvides, yo estoy abierta a recibir tips y consejitos.

Fotos y video: Migbelis Castellanos.