Si te suscribes a nuestra lista de correos, ¡te regalamos el ebook del Club de Escritoras!

¿Cómo empezamos a educar sexuamente a nuestras hijas?

sexualidad

La periodista colombiana, Mariángela Urbina (@mariangelaurbina), habla de educación sexual, menstruación y los cambios corporales que experiementan las niñas al llegar a la adolescencia.


Cuando me vino la regla por primera vez me puse a llorar. Tenía 11 años y aún recuerdo la vergüenza que me daba. Nadie en el colegio hablaba de eso.

A todas nos daba pena, era como un secreto que guardábamos, porque la menstruación nos avergonzaba mucho.

Además, nadie decía nada de los cambios que se iban produciendo en su cuerpo, ni mucho menos se hababa de sexualidad. Teníamos un idea de qué era, en qué consistía, pero nadie se atrevía a pronunciar alguna palabra al respecto.

No fue sino hasta finales de mi adolescencia que, en mi grupo de amigas, empezamos a hablar de algunos temas relacionados con nuestra sexualidad, aunque, eso de masturbarse no salía de nuestros labios, ¡prohibido hablar de eso!

Por eso me alegra ver que hoy en día, este tema se ha vuelto más accesible para las niñas, que proyectos como el de la periodista colombiana, Mariángela Urbina, existan y que podamos hacerle eco en Asuntos de Mujeres.

Mariángela es autora de “El libro secreto de las niñas”, un libro lleno de toda esa información sobre sexualidad que yo hubiese querido leer en mi adolescencia, explicado desde una óptica divertida y muy adaptada a los tiempos de redes sociales.

Hace unos meses tuvimos a Mariángela Urbina como invitada en nuestro podcast, y por aquí te dejo parte de lo que nos contó.

¡Sigue leyendo!

¿Cuál fue la motivación para escribir tu libro y qué podemos encontrar en él?

Mi experiencia personal. A mí me salvo la vida poder hablar con mi mamá y tener una buena comunicación con ella. Cuando a mí me dio mi primera menstruación, yo corrí y me encerré a llorar, porque yo no quería “ser mujer” todavía.

Le dije a mi mamá y ella muy tranquilamente me dijo: “esto no significa que vas a dejar de ser una niña”. Yo no quería ser madre y ella me dijo: “esto no funciona así”. Mi mamá aclaró mi panorama y me liberó de ese espacio autocarcelario que yo misma me creé.

También he logrado entender que todas las niñas y adolescentes somos muy diversas entre nosotras, pero a pesar de esas diferencias que nos hacen únicas, hay muchos problemas trasversales entre todas, incluso yo misma, mi mamá y mi abuela.

El libro tiene por un lado esas preguntas y preocupaciones que han sido fundamentales para las niñas de todas las generaciones y que lo seguirán siendo y unas reflexiones particulares de las niñas de hoy en día.

Cuando el sexo se plantea desde el placer y no desde el miedo, entonces se pierde un tabú y se convierte en una cosa más de las cosas. Incluso, se posterga la sexualidad porque se le resta importancia.


¿Te gustan las entrevistas? Aquí te dejamos algunas:


¿Cómo manejar el tema de la sexualidad con las niñas? Porque antes siempre se hablaba de eso de manera muy secreta, como si fuese algo malo.

Entiendo el temor de quienes les cuesta tener este tipo de conversaciones con sus hijas e hijos.

Yo no nací feminista, mi mamá acertó en muchas cosas, pero en otras no. Por eso yo entiendo que es difícil hablar de estos temas, pero en ese “no dar información” creen que están haciendo bien.

De todas maneras, la información les vas a llegar y es mejor que les llegue por ustedes que por internet, llena de mentiras o cosas que no son.

Este libro sienta las bases de lo que yo creo y he podido investigar de lo que todas deben saber, información que trasciende la cultura y religión, y que nos puede salvar la vida.

¿Cuál es la mejor manera de hacer el acercamiento a estos temas de sexualidad, aceptación y autodescubrimiento con adolescentes?

Desde el placer, y no porque yo lo viví, sino porque he visto los resultados que tiene.

Hay un profesor en Bogotá, a quien llaman “El profesor del sexo”, que se inventó un programa en donde le empezó a hablar a lxs chicxs de un colegio, con una tasa altísima de embarazo adolescente, de sexo pero desde el placer, no desde una visión de la abstinencia o de castigo, sino una conversación de cómo se puede disfrutar el sexo y cómo este es un espacio para eso y no para otra cosa. Los embarazos adolescentes se redujeron a cero después de esto, y se fue implementando este programa en otros colegios, ¡y otros países!

Esa conversación debe darse desde lo divertido, desde el gusto… y sé que hay muchas mamás que dicen que no quieren darles ideas a sus hijas, pero la idea la van a coger de cualquier lado.

Por eso hay que naturalizar las conversaciones para que así tomen la decisión de cómo empezar a explorar.

Las redes sociales son un tema. Hay mucho odio e inevitablemente, nos estamos comparando, por eso, la salud mental se puede ver muy vulnerada. ¿Cómo podemos tratar el tema de las redes sociales con nuestras hijas?

Primero, no debemos satanizarlas. El formato no es el problema, porque hay libros y películas que son malas y no me gustaría mostrárselas a niñxs. Pasa lo mismo con las redes, hay Tiktoks buenos y Tiktoks malos, cuentas de Instagram buenas y malas, canales de YouTube buenos y otros malos. Debemos entender que el problema no es el formato de estos contenidos, sino cómo manejamos estos contenidos.

¿Cómo les explicamos el tema de la cultura de violación, manipulación y abuso a nuestras hijas?

Cuando estaba en el proceso de terminar del libro, pregunté en mi Instagram qué les gustaría haber sabido cuando estaban empezando su adolescencia y muchísimas me respondieron que les habría gustado saber que no fue culpa de ellas que las abusaran, qué era violencia sexual, etc.

No es una conversación fácil y es muy duro, pero yo creo que es muy importante explicarlo. Cuando la pregunta llegue no podemos esquivarla.

La clave es explicar qué es el consentimiento, porque todo lo que pasé por encima del consentimiento es un delito, tienes que reportarlo y estar segura de que está mal, saber que si a ti o a una amiga le pasó puedes contar con tu mamá y tu papá.

Debemos entender que está bien decir que no. Nunca será tu culpa que pasen por encima de ese no.

Y saber decir que NO es importantísimo, no solo en relaciones, sino también en el trabajo, amistades y aspectos de nuestra día a día.

Cuando las niñas y las mujeres identificamos la violencia y nos acompañamos en estos procesos de crecimiento entre nosotras, es muy importante.

Photo by Alexis Brown on Unsplash


Ve este episodio de nuestro podcast aquí:

Escúchalo aquí:

close

¿Quieres recibir información que te empodere?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

¡Bienvenida, gracias por suscribirte! Recibirás la información que te empodera, te hace sentir bien, te da herramientas y no te juzga, más bien te acompaña. Asuntos de Mujeres es un lugar seguro.