El baile que cambió mi vida

Hola. Bienvenida a mi pequeño rincón de consejos a través de relatos sobre mis experiencias personales. Acá nadie me contó nada, todo lo que van a leer es porque a mí me funcionó en algún momento.

En esta nueva etapa me presento como tu aliada en temas de belleza, salud y lo que he aprendido en nutrición o cualquier otro temita que involucre aumentar nuestra autoestima para sentirnos mejor, con herramientas que yo he probado (o inventado) y que me han funcionado.

Y es que todas – o la mayoría- tienen estereotipada mi personalidad, mis gustos y hasta mis anhelos por el hecho de que fui Miss Venezuela 2013. Definitivamente, esto fue algo que marcó mi imagen.

Pero, así como ustedes, yo también soy mujer y a veces vivo un hermoso desastre en mi día a día. Hay días en los que los cambios hormonales me hacen malas jugadas y hay otros en los que me siento la más bella o la más fea del mundo; me salen granitos en la cara, me cuido físicamente (pero también me descuido), ¡soy comelona! un tanto desorganizada y bueh… de verdad, la lista es muy larga…

No busco que te identifiques conmigo, esta vez quiero ser yo quien se identifique con cada uno de tus comentarios acerca de lo que aquí publicaré a menudo.

Te hago mi primera confesión

Para romper el hielo, quiero confesar que me costó agarrarle mucho cariño y constancia al entrenamiento en el gimnasio. Es que, a ver, hacer pesas es la parte entretenida, pero cuando el trainer nombra las palabras cardiocaminadora o 45 minutos en una misma frase, pienso que eso de ser fitness, mejor se lo dejamos a otras, porque nosotras no somos capacesERROR. Todas podemos hacerlo, solo necesitamos encontrar lo que nos da emoción o nos agrada más, porque así lo hacemos con gusto.

A mí me funcionó practicar ZUMBA. Según WIKIPEDIA, «es una disciplina fitness enfocada en mantener un cuerpo saludable y desarrollar y fortalecer el cuerpo mediante movimientos de baile combinados con una serie de rutinas aeróbicas».

¡Y a bailar!… Acá lo importante no es el nombre comercial de la bailoterapialo relevante es moverse. Bailar de manera intensa durante 40 minutos en tu casa también funciona.

BAILE MIG

Lo descubrí en un momento donde por más dieta o ejercicios que hiciera, era difícil bajar más de 500 gramos al mes. Cada vez que tocaba la balanza me decepcionaba. Cumplía mi dieta y nada. Lo único que no estaba funcionando bien eran mis emociones bloqueadas por el estrés de querer bajar de peso inmediatamente.

Empecé a bailar y todo fluyó. Sustituí la caminadora por música. Me encerraba en mi cuarto, apagaba el aire acondicionado, me ponía los audífonos y por 45 minutos era feliz. Mejoré mi confianza, mi estado de ánimo y… empecé a bajar de peso.

Para verte bien por fuera tienes que empezar a sentirte bien por dentro, es un cliché decirlo; pero es así.

Si estás en un plan de pérdida de peso y te sientes “estancada” (aunque hay razones científicas que expliquen esta situación) A mí me funcionó mover el esqueleto. Y lo seguiré moviendo…

¿Tú que haces para sentirte mejor cuando te sientes “estancada”?

Fotos: Unsplash