Estos son los jugos detox que yo tomo…

Y entre tanta desesperación que tenía por llegar al “peso perfecto”, busqué vías alternas para alcanzarlo. Entre ellas, intenté algo con los populares jugos detox o de desintoxicación.

Piña, espinaca, manzana verde, pepino, jengibre, edulcorante y mucho hielo, es como la combinación milagrosa extraída de algún versículo bíblico para esos “kilitos de más”. Hay algunas combinaciones un poco más fuertes y atrevidas que yo, en lo personal, no pude digerir por su sabor amargo y un tanto fuerte. En fin, cada uno de estos ingredientes son naturalmente perfectos para el funcionamiento correcto de nuestro organismo, y la combinación de todos en una sola bebida es como una bomba de nutrientes en el cuerpo.

Ahora bien, a mí no me funcionó tratar estos jugos como mi única forma de alimentarme (porque eso fue lo que hice). Lo intenté por tres días seguidos de esta manera: tomaba jugos detox de diferentes colores y combinaciones cada dos o tres horas durante el día. Confieso que bajé de peso, pero en el día cuatro cuando retomé mi dieta “normal”, fue sorprendente ver como lo que perdí en tres días lo gané en uno solo. ¿Por qué? Porque lo que mi cuerpo había botado no era grasa, era solo agua ¡Agua! ¡Haberlo sabido antes!

Durante esos tres días mi personalidad era otra, estaba malhumorada porque uno de los placeres más grandes de mi vida es comer (y con esto me refiero es a la necesidad de masticar). Nunca me desmayé ni sentí “yeyos” de mujer desnutrida, pero tampoco me sentía bien tomando solo jugos verdes.

¿Qué aprendí? Los jugos detox son perfectos para esas mañanas en las que te sientes inflamada, hinchada o con un gran remordimiento por la hamburguesa que cenaste la noche anterior.

Ahora me considero una fanática de los jugos detox -verdes- como suplemento en mi dieta diaria. Son perfectos como merienda o para cerrar nuestro almuerzo. Dan satisfacción de llenura y nutren al 100%.

image1

A mí me funcionó olvidarme de los jugos como mi único alimento del día y hacerlo parte de mis rutinas de desintoxicación, merendándolos a media mañana o a media tarde.

Pero, recuerda, esta nueva moda de licuar todos los nutrientes es igual a masticar la fruta directamente, son simples vías alternas para quienes les gusta variar sus rutinas alimenticias.

El gran secreto es comer más pero mejor… ¡Y que viva el jugo de guayaba en mi vida!

Fotos: Migbelis Castellanos.