Sexo / Vida: ¿elegir la vida familiar implica renunciar a la pasión?

sexo vida

Una de nuestras sexólogas preferidas, Ysabel Velásquez (@ysabelvel) nos da su opinión sobre la muy aclamada serie de Netflix, Sexo / Vida. ¿Será que dedicarte a tu familia significa dejar el sexo y la pasión de lado?


Rutina, hastío, sacrificio y perfeccionismo, la vida doméstica puede ser remanso y cárcel al mismo tiempo.

La serie de Netflix que explora el deseo desde la mirada femenina también nos llama a reflexionar sobre el sexo, el amor, los roles y ese yo que puede desdibujarse en medio de las dinámicas de pareja, trabajo y familia

Queremos tenerlo todo: amor, sexo, familia y carrera, las mujeres de este siglo no solo nos quedamos en el deseo de alcanzar todas esas metas, sino que también, hemos ido por ellas con diligencia y lo hemos logrado con éxito.

Pero en muchas de nosotras, existe una fuerza que nos confunde y reta: la fantasía, el mundo de los supuestos, del por ejemplo: “qué tal si hubiera funcionado con aquel ex”.

Y esa es la disonancia que explora la nueva serie de Netflix Sexo / Vida, a través de los ojos de Billie, una mujer casada con dos hijxs pequeñxs, que extraña su versión libre, fiestera y está enganchada a una pasión desbordada por su exnovio Brad.

Sexo / Vida
Sexo / Vida

 

Billie se evade de la opresión de la vida doméstica a través de los recuerdos de una relación pasional y trepidante que empieza a registrar en un diario desde su computador.

Las evocaciones de esta Madame Bovary moderna son altamente eróticas y exaltan la sensualidad propia como un recurso para reafirmar su autoestima y encontrarse mujer después de la maternidad.

Sin embargo, emerge también el drama de la relación con Brad, un hombre inaccesible emocionalmente, dañado psicológicamente, víctima de las heridas de su infancia, ambivalente, muy similiar a Christian Grey, todo un proyecto irresistible para la salvadora (que también mora en cada mujer).

Brad es un proyecto inconcluso, queda en el limbo de lo que no pudo ser, y con el tiempo, Billie desdibuja las razones por las que Brad no sirvió como pareja.

Cuando recordamos las relaciones pasadas después de un tiempo, solemos romantizar, idealizar y magnificar los momentos buenos, restando importancia a los malos.

El resultado es frustrarnos con la realidad, sin importar lo maravillosa que sea, comenzar a ver el presente y el futuro como grises calabozos y comenzar a vernos como una versión ajena a la que fuimos ayer.


Otros artículos que te podrían interesar:


Estos factores son la receta para la depresión y la ansiedad.

La relación con Cooper (su esposo) es sana emocionalmente, él es un padre y esposo presente, pero le falta el ingrediente pasional que tanto anhela en este momento su esposa B.

¿Qué tal si te dijera que esa pasión extrema que Billie anhela es perniciosa? Sí, es un indicio de vínculo traumático, porque tanto en ella como en Brad, existió solo para llenar vacíos.

Era la conducta adictiva del sexo como droga y escape que nos desconecta de la realidad, muy diferente al sexo como deleite que hace posible la conexión con el otro.

Cooper se esfuerza por complacer a Billie después de leer su diario, no la juzga y busca indroducir nuevas prácticas sexuales. Aún así ella no se siente abierta a experimentar, porque su imaginación está capturada por ese Brad idealizado, por su esposo no siente lo mismo, es como si le diera vergüenza ser como es realmente.

El problema no es el sexo, es que Cooper no es Brad

El problema no es el sexo, es el amor, el romance y el deseo por quien le ha dado esos recuerdos a través de los cuáles se define, y que ahora son su ancla.

Luego de esforzarse en alejarse de Brad, Billie al final corre a sus brazos en un intento por convencerse de que puede ser su amante y separar sexo de amor, incluso, vivir una vida doble como la esposa perfecta y mujer erótica, cosa que dudo que logre en la siguiente temporada.

Lo importante aquí, y que debemos hacer consciente para no cometerlo, es dejar de pensar que la pasión nos la proporciona un hombre, que es él únicamente quien nos enciende, que esa química es el artífice de nuestro placer.

La verdad es que el placer nos pertenece a nosotras y somos quienes decidimos compartirlo. Todo comienza y termina en la mente.

Entre el Sexo y la Vida, elegir la vida real con sus desafíos y el sexo que descubrimos y creamos con quien nos ama de forma sana.

Enfocarnos en construir los cimientos sólidos de una relación que soporte los embates de las circuntancias y que nos permita tambien crear un escenario seguro para expresar nuestros deseos libremente, que nos permita ser auténticas integrando nuestros roles y facetas, sin escisiones.

¿Qué tiene esta serie que nos ha gustado tanto?

Pues que cada una de nosotras puede sentirse identificada en algún punto de la historia.

Somos mujeres sexuales, poderosas, pero también románticas y maternales, ¿cuánto nos cuesta integrar estos roles en equilibrio dinámico? ¿Realizar una fantasía vale la pena si pone en riesgo nuestra estabilidad emocional?

Cada una puede respondérselo, elegir conscientemente no implica renunciar a la pasión porque somos eróticas por naturaleza, no implica tampoco sacrificarnos por quienes amamos, es entender que la paz no es negociable y allí es donde se sustenta nuestro bienestar y nuestra libertad para ser, amar y sentir.

Foto: Clarín


¿Ya te suscribiste a nuestro canal de YouTube?

Cada dos semanas podrás disfrutar de un episodio nuevo del podcast de Asuntos de Mujeres, en el que hablamos con celebridades y expertos sobre los temas que más te interesan. 

¿Qué esperas?

Subscríbete AQUÍ