Tipos de amigas frente al COVID-19

Tipos de amigas frente al COVID-19

La maestra en salud mental, Ana Goffin ( @anagoffin) hizo una clasificación divertidísima de sus amigas y los consejos que le dieron cuando se enfermó de COVID-19. Averigua cuál eres tú.


El Covid-19 puso de cabeza al mundo y nuestros mecanismos de defensa no fueron la excepción. La tensión inicial de la pandemia y la eterna cuarentena, han dado paso a una nueva especie de mujeres.

A varias… Me incluyo.

Este artículo no busca ser una hoja de quejas personales por lo que he vivido por la enfermedad. Un día merma, después mejora, los síntomas son todo un catálogo, una caja de sorpresas, una compleja sinfonía de acordes.

A mí me pegó como tubo, me veía a mí misma como una mujer sana y activa ¡Ni madres! Tengo 54 años. La enfermedad me tiró a la lona, afectando varios sistemas de mi cuerpo.

He pasado por un calvario de altibajos desgastantes, a los que se suman la incredulidad, el juicio y la idea de que el paciente “crea en su mente” gran cantidad de sospechas sobre su salud: irreales.

No estoy negando la existencia de las enfermedades psicosomáticas, trastornos somatomorfos e hipocondría.  Hoy me refiero a mujeres y hombres que hemos tenido y tenemos Covid positivo con síntomas de leves a graves o mortales. No estamos locos, inventando, llamando la atención o queriendo descansar.

Tengo amigas incondicionales, familiares amorosos y bien intencionados. Buscaron aliviarme, sin notar cómo sus miedos se cuelan en ese espacio. 

Cada unx, desde su amor, tratan de brindar apoyo y cariño. De ahí nació mi inquietud por revivir a Freud. Cada persona maneja su realidad desde sus defensas y lidia con sus sistemas internos, para mantener su equilibrio psicológico y darle cara a la angustia o la ansiedad, asociada a un peligro externo y real. Es normal y natural.

Por eso, quise clasificar a mis amigas según los consejos que me dieron.

Recuerden: no es crítica, intento crear conciencia sobre la necesidad del enfermo. Comprensión y compasión, no lástima.

Amo a mis amigas, ellas lo saben. Nadie se lo tome personal. Creo en una visión holística del ser humano. Empero, en este momento, no creo que a alguien para quien bañarse y vestirse es una odisea, le sirvan estas preguntas y consejos, aún viniendo del amor:

 

  1. La amiga sublime.

Es espiritual, conectada y admira a los maestros místicos. Medita, ve el aura, mueve energías curativas a distancia. Es sanadora natural o lo ha aprendido. Te brinda mucho apoyo:

  • Mañana ya te vas a sentir bien, los planetas se están alineando. ¿Qué día naciste?
  • Te mando energía verde, azul, morada, amarilla, etc.
  • A las personas con una buena energía interior, la Covid les da muy leve o no la pescan por ahí.
  • ¡Qué raro que te dio así de fuerte! ¿Será algo de un chakra?
  • Piensa amiga, ¿Por qué grieta energética de tu cuerpo dejaste pasar la enfermedad?
  • No duermes porque no meditas lo suficiente. La Covid no ataca al sueño.
  • Necesitas curarte con terapia de sonido. Baños de Gong.
  • Tu aura anda medio gris.
  • Paciencia y ¡relájate!
  • ¿Hablas lo suficiente con tus células?
  • Visualiza una luz sanando tu cuerpo.
  • Tu cuerpo habló, ¿Qué hiciste para llegar a estar así?
  • No te preocupes, yo te mando desde acá descodificación genética.
  • Practica mindfulness (atención plena) ¡Es lo de hoy!

¿Cómo opera aquí su defensa? Sublima sus habilidades energéticas. A “ella no le va a pasar nada, como a ti”.  Ella vive el aquí y el ahora, eso la “salva”.

Obviamente esto opera a nivel inconsciente. Son barreras para enfrentar la realidad.

 

  1. La doctora de cabecera.

Sabe más que cualquier médico especializado. Tiene a los 20 mejores especialistas del mundo mundial. Si no avanzas es porque te tratas con otros médicos, no los suyos. Es racional, práctica y se conoce todo tipo de medicinas. Si te va mal con este pinche bicho es porque no llamaste a su doctor o no le hiciste caso.

Se protege a sí misma con la racionalización y reprime su miedo al peligro con esa manera de afrontarlo.

No le ha caído el veinte a nivel consciente de que los médicos también están aprendiendo sobre algo desconocido. Eso, aterra a cualquiera.

 

  1. Maestra limpia.

Tiene terror de contagiarse. Sus manos ya casi no tienen piel suave de tanto jabón, gel y toallitas Lysol.

No se hace manicure para ver la mugre de sus uñas. Desinfecta, pone cloro, se lo toma (¡no lo hagan!), usa tres cubrebocas y se baña dos veces al día. No sale a ningún lado, aunque sea una urgencia.

Es necesario adquirir estas medidas, indispensable, de acuerdo; pero, ella cree que la persona enferma “algo” no hizo al pie de la letra y por ende, la culpa del contagio ¡es del enfermo! Por cochino e irresponsable. Un castigo.

Esta postura le da una falsa sensación de “control”. Le reprocha a otro su propio temor, siendo excesivamente meticulosa con los demás.

Desplaza su ira y miedo por la situación en otras personas.

 

  1. Negadora de oficio

Esto es un complot, una leyenda urbana, una guerra biológica o un arma política para desestabilizar al mundo. No usaré cubrebocas. Las pruebas no sirven. ¡Hellouuuu summer! De una vez hagamos una fiesta Covid… Solamente les da a los viejos, a los ricos, a los gordos y a los gatos.

Negar le ayuda a minimizar el impacto negativo de la realidad. A aislarse de lo que  acarrea: el dolor.

 

  1. Amo a las positivas, pero ¡No se la jalen!

Yo promuevo mantener una mente positiva, es mi trabajo como Maestra en salud mental; pero como decimos en México ¡no manchen!

  • Amigui, tienes dos opciones: quejarte porque te sientes mal o cambiar la situación.
  • ¿Ya reflexionaste qué te regaló el Covid? Será todo un bello aprendizaje.
  • Esta experiencia te ayudará a valorar a tu familia…
  • Aprenderás a recibir o a dar.
  • Piensa en algo lindo y la armonía regresa.
  • ¿Qué te quiere decir la vida?
  • Elige al amor y no el miedo. Yo misma lo dije, es cierto; sin embargo, no es una verdad absoluta. Sería la vacuna milagrosa que tanto esperamos.

Esta persona dirige sus emociones negativas evadiendo el malestar para que no formen parte de su experiencia significativa. Aísla lo que le genera un sentimiento desagradable.

 

  1. Soy fit, bella y sana.

Esta amiga tiene una vida que gira alrededor de su dieta, nutrición, ejercicio físico y belleza. ¡En un cuerpo sano no entra la Covid!

Obvio ayuda, está comprobado, no hay manera de negarlo. Sin embargo, el ejercicio extremo y los suplementos, vitaminas, jugos milagrosos, artículos y alimentos milagrosos, orgánicos o derivados del cannabis; no “aseguran” tu salud. Es una verdad a medias, no te salvan de este bicho. Cuiden su dieta, no se obsesionen… Ubiquen su miedo real.

 

En fin, la lista podría ser muy larga, no es un tratado de psicoanálisis. Intento abrir su corazón. El aislamiento ha sido complejo, cruel, largo, cansado y con grandes consecuencias en la vida de todos, tanto en la salud física, mental y emocional.  Lo económico lo dejamos para otro día. No quiero ser fatalista.

 

Lee esta entrevista: «Desde Italia: Entrevista a Maki Ochoa, sobreviviente de Coronavirus»

 

Conozco las repercusiones de las emociones en la salud física, emocional y mental.  

Pero, culparnos o responsabilizarnos de ser infectados de Covid 19 por haber guardado rencor, frustraciones, ira o cualquier otro sentimiento, es un latigazo autoinflingido, al menos, en este momento.  Dista mucho de ser una sana responsabilidad personal.

No seamos nuestros propios inquisidores.

Soy una firme creyente sobre la belleza de encontrar sentido, aprender de las noches oscuras y las crisis de la vida. Sin embargo, el que transita por la oscuridad ¡No ve! Lo hará después y lo último que necesita es una voz que le susurre al oído: es tu “culpa”, algo tenías que aprender, hiciste algo equivocado. “¿Cómo no has encontrado la voz del síntoma? ¡Piensa: Qué das, qué haces!”

Las mujeres podemos ser muy duras entre nosotras, la sororididad empieza aquí.  Bajémosle tres rayitas al juicio.

Desde nuestra actitud de superioridad no seremos capaces de dar al otro ese AMOR del que tanto hablamos y tristemente tampoco podremos darlo a nuestra propia persona.

Las invito a vivir con empatía y compasión. Con humanidad y menos juicio. Sin “consejitis aguda”. Tal vez, el otro solamente necesita tu cariño.

 

PD: Si te sientes mal, pide ayuda médica calificada antes de tratar de procesar tus síntomas. Evita terapearte con tu amiga con preguntas de este tipo: ¿Qué emoción no he digerido?, ¿Será estrés?, ¿Qué palabras me habré guardado?, ¿Acumulé mis frustraciones?,  ¿No he pedido amor?… Atiéndete. La Covid sí mata.

Estamos en una PANDEMIA, ya habrá tiempo de procesar y aprender.

Hoy, esta enfermedad ya ha cobrado demasiadas vidas. Entonces, si vas a hablar con un enfermo, cuida tus palabras, son importantes para él y además,  hablan de de ti…


NUESTRO CANAL DE YOUTUBE ES ORO PURO 

¿ Y por qué?

Ahí encontrarás más de 5o videos de conversaciones con especialistas y amigxs sobre temas que sabemos que necesitas escuchar, opiniones, puntos de vista y testimonios. No queremos que te sientas sola, por eso te ofrecemos todo este material para que puedas escuchar sobre tus asuntos.

Aquí te dejamos una lista de algunos:

Cómo funciona el reencuadre para sanar heridas del pasado con Karen Ferreira y Grexi Albornett

Cómo ser un partidazo al momento de buscar pareja con  Montaña Vázquez

Confesiones de mamás imperfectas  con Ana María Medina (@lanuwe) y Vida Gaviria (@modomama)

Cómo ordenar mi casa y mi vida  con Alicia Iglesias

Cómo puedo ser más productiva, ganar dinero y no morir en el intento  con Mónica Ávila Forero

¿Tratas a tu pareja como si fuese tu hijx? con Kunda la Vagina y Carolina Briceño

¡Hablemos de cachos! con Caro Padrón y Nana Navarrete

Adaptarse: La clave para ser feliz con Viviana Gibelli y Luisa Khalil

HAY MUCHÍSIMOS MÁS

SUSCRÍBETE

¡Queremos que seas rica! Empápate de ese gran contenido

ENTRA AQUÍ A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE  

Besos

Patricia y Maricarmen

Foto por Evgeni Tcherkasski en Unsplash