Aprende a decir que no sin sentir culpa

Cómo decir que no sin herir a nadie

El “NO” es esa fuerte, interesante y compleja respuesta negativa, necesaria en nuestra vida, pero que nos genera angustia en muchísimas ocasiones.

Para muchas de nosotras, el “NO” pareciera ser un artículo de primera necesidad pero difícil de conseguir… Si nos vendieran un aparatico que se ocupara de decir NO, estoy segura de que todas lo compraríamos, lo tendríamos cargado y listo para prenderlo cada vez que lo necesitáramos o quisiéramos usarlo… Sé que ya muchas de ustedes deben estar sonriendo… jajaja

via GIPHY

 

Existen múltiples razones por las que nos cuesta decir “NO”

A veces por nuestra necesidad de aprobación, otras tantas por el miedo a la crítica y al rechazo y otras, por el sentimiento de culpa que nos genera hacerlo.

Les cuento que más vale un “NO” a tiempo, que uno rezagado o nunca expresado… Decir “NO” es tan importante en muchas ocasiones como decir “SÍ” en otras. Si bien es cierto que a muchas de nosotras nos cuesta reconocerlo, el “NO” cuando necesitamos expresarlo nos ayuda a fortalecer nuestra autoconfianza y seguridad, así como también, nos ayuda a ganar respeto.

 

 

Por ejemplo, hay ocasiones en las que se rompe una cordial y bonita relación, porque nuestro amigo no entiende que lo queremos, pero solo como amigo. Hay situaciones como esta, por ejemplo, en las que pareciera que nosotras somos las duras y hasta malas porque somos capaces y elegimos decir “NO”.

Querer a alguien no es una instrucción, una orden o un mandato, es algo que surge y ya… Y en esos momentos, así como en muchos otros, más vale un rotundo «NO» dicho a tiempo, que un malentendido y persecución implacable…

Decir un “NO” en paz, en armonía, con tranquilidad y con nuestra cabeza en alto, quizás no suena fácil, pero créanme que es una interesante y maravillosa decisión que depende de cada una de nosotras.

Recordemos lo que nos decía Coco Chanel: “Mantén la cabeza, los tacones y los principios altos”.

Así que además de nuestra cabeza, tacones y principios en alto, mantengamos fortalecida nuestra asertividad, nuestra empatía despierta y vamos a ocuparnos de darle la bienvenida al sano y necesario “NO”… Un importante aliado en nuestro transitar por la vida.

 


Tienes que leer: Más que aprender a decir NO, debo saber cómo hacerlo

A continuación, les comparto unos breves consejos, que nos ayudan a relacionarnos de una manera amigable y positiva con el NO:

 

via GIPHY

1.- Seamos asertivas: Ser asertivas no significa que somos «insensibles» como muchas personas dicen. Es sencillamente expresar en el momento adecuado y con tranquilidad, nuestra opinión, sentimientos y deseos hacia lo que nos proponen, respetando nuestros derechos y los de los demás.

2.- Seamos empáticas: Empatía es esa capacidad que existe en todas nosotras, en mayor o menor grado, -pero siempre «desarrollable»-, para comprender lo que siente y piensa la otra persona, e incluso para ponernos en su lugar. Cuando fortalecemos nuestra empatía, es más fácil y sencillo decir “NO”. Y en ocasiones, hay quienes ya disfrutamos que nos agradezcan por no aceptar en buenos términos la propuesta que nos hicieron.

3.- Cuidemos nuestra postura corporal: Nuestro lenguaje corporal es capaz de decir más que nuestras palabras. Así que cuando necesites decir “NO”, mantén tu espalda recta pero no rígida, mira a la persona directamente a sus ojos y no te pongas a ver tu reloj o tus pulseras o a jugar con tu collar.

4.- Seamos rotundas pero no agresivas, firmes y respetuosas.

5.- Préstale atención a tu respiración: Cuenta 10 respiraciones antes de comenzar a hablar. Este sencillo ejercicio nos ayuda a serenarnos.

6.- Sólo di “NO”, sin usar coletilla. Muchas veces decimos: “No, es que ahorita no puedo” o “No, es que no tengo tiempo”. Si dices la coletilla “es que”, estás trasmitiendo inseguridad y estás perdiendo todo tu esfuerzo para decir NO.

7.- Entrena. Si sabes que te es difícil decir que “NO”, simplemente práctica. Ponte frente al espejo y repite el “NO” que quieres decir. Por ejemplo, repite frases como: “Lo lamento, no lo haré”, “Lo siento, no quiero”…

Sin miedo y sin vacilar, por favor recuerda que aunque parezca difícil, es más sano un “NO” con una amable sonrisa, que un “NO” retardado.

“Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere.»  Meryl Streep

 

¡Compra el ebook de Asuntos de Mujeres!

Son 40 ejercicios, consejos y reflexiones que te ayudarán a tener una vida más placentera, sentirte más segura de ti misma, estar tranquila y desintoxicarte de pensamientos negativos. ¡Zoramar Oviedo es una de las autoras!

¡Lo puedes leer desde tu computador, celular o tablet!

Cuando compras nuestro ebook, colaboras con nosotras y nos ayudas -a través de tu aporte-, a seguir existiendo, dándote más contenidos de calidad para tu bienestar y empoderamiento.

 

¡COMPRALO AQUÍ!

 

Ebook de Asuntos de Mujeres
¡Lee nuestro ebook desde tu celular o tablet!

 

One comment

  • Avatar
    Migda

    Justo ahora estoy en una situación donde decir « NO » Me costó tanto que hasta se me salieron las lágrimas cuando lo dije y hasta pedí disculpas por decirlo. Y es que tuve que rechazar un trabajo que no es que no me hace feliz, es que me hace triste, me deprime y me consume. Mi familia y amigos me apoyan pero mi esposo y compañeros de trabajo quieren que continúe… y aunque ya dije que no, el contrato termina en 15 días y yo sé que mi esposo tiene la idea de que voy a cambiar de opinión y mis compañeros también y la verdad ya empiezo a sentir la presión y se me ha pasado por la cabeza quedarme (porque desde el momento en el que tomé la decisión me siento mejor) Pero sé que ese bienestar que siento desaparecerá si me quedo en ese trabajo… cada día y cada vez que sale el tema debo repetirme a mi misma las razones por las que no quiero seguir y me auto-animo internamente para sostenerme en el “NO” Aunque todos a mi alrededor me insisten… que difícil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *