No estamos locas, ¡estamos intoxicadas!

En este artículo, Sara (@genesholisticos), experta en genética, nos habla de cuáles son esas cosas que están intoxicando nuestro cuerpo y cómo nuestros genes están involucrados en esto. Si últimamente tienes estrés, estás hipersensible a olores, tu piel se encuentra enrojecida o tu cabello quebrado, puede que se deba a esto. ¡Lee más aquí!


Son muchas las señales que nos da el cuerpo para indicarnos que estamos intoxicadas: piel enrojecida y escamosa, cabello flácido y greñudo, intolerancia a olores fuertes como el olor a pintura de pared fresca, un perfume en un ascensor o moqueo constante.

Ni hablar de las diferentes reacciones de los champús o jabones de cuerpo y manos.

No estamos locas, ni somos exageradas, ¡es nuestro cuerpo en descontrol enviando señales de alerta!

Así que te voy a explicar qué cosas están intoxicando nuestro cuerpo

Ambiente tóxico

Todos los días, sin excepción, entras en contacto con sustancias químicas industriales y metales pesados: en el aire de interiores y exteriores, tus alimentos, agua, la inmensa mayoría de productos de casa y de oficina: muebles, tóner de la fotocopiadora, alfombra, colchones, utensilios de cocina, productos de limpieza y cuidado personal y plásticos.

Los plásticos recubren las latas en las que se conserva la comida, cubren los recibos de la caja registradora, se usan para guardar y almacenar tu comida y contienen tu agua “pura y filtrada”.

Es casi imposible evitar los plásticos, y cada vez que entras en contacto con ellos experimentas una exposición tóxica profunda.

Estamos hablando de cientos de exposiciones diarias, quizás miles, que tu cuerpo no está diseñado para soportar.

Hay más de 120 millones de sustancias químicas industriales registradas y muchas de ellas acaban en nuestro aire.

Si estás expuesta a las sustancias químicas industriales y a los metales pesados durante cierto tiempo o en ciertas cantidades, el riesgo de padecer una enfermedad crónica grave aumenta.

La actividad de tus genes

En ocasiones, los genes pueden no estar recibiendo los nutrientes, estilos de vida o el ambiente que necesitan para funcionar al máximo: pocas vitaminas, poco sueño, muchas sustancias químicas y gran estrés.

Una mejor dieta y un estilo de vida saludable podrían inspirar a tus genes a comportarse diferente.

Esto se conoce como “expresión genética”, es decir, la manera como tus genes se expresan en respuesta a tu entorno, dieta, estilo de vida y modo de pensar.

Dependiendo de cuáles de tus genes se expresen y cómo, puedes ser saludable, vigorosa y brillante, o puedes estar abrumada por un montón de síntomas: obesidad, ansiedad, depresión, acné, dolores de cabeza, fatiga, dolor en articulaciones e indigestión.

Incluso, te puedes enfrentar a afecciones graves, como enfermedades autoinmunes, diabetes, cardiopatías y cáncer.

El ADN se encuentra en el núcleo de todas las células y, debido a su gran diversidad, es el responsable de las características propias de cada individuo.

Esta información genética ha permanecido la mayor parte del tiempo que el ser humano ha estado sobre el planeta, entonces, ¿qué ha cambiado? ¿por qué enfermamos tanto?

En este aspecto debemos reflexionar, ¿cuánto tiempo hemos estado expuestas a sustancias químicas, alimentos procesados, medicamentos dañinos, trabajos estresantes, tráficos en hora pico y bacterias transgénicas?

Si nuestros genes no han cambiado, la respuesta está en nuestro entorno, nuestras elecciones de estilo de vida y la calidad de los alimentos que consumimos.


Más artículos de salud:


Incapacidad del cuerpo para desintoxicarse

La desintoxicación es la capacidad de tu cuerpo de eliminar sustancias químicas que podrían ser dañinas, como las industriales, los metales pesados y el exceso de hormonas.

Los genes GST y GPX  posibilitan la desintoxicación, y su trabajo principal es producir el glutatión, un agente antioxidante fundamental para nuestro cuerpo.

Sin él, nos costaría muchísimo liberar nuestro cuerpo de toxinas. Si estas no se eliminan, las sustancias químicas dañarán el ADN, las membranas, las mitocondrias, las enzimas y las proteínas de las células.

Los genes GST y GPX son absolutamente fundamentales para desalojar de tu organismo compuestos problemáticos recibidos del entorno y aquellas sustancias bioquímicas nocivas producidas por tu propio cuerpo.

¿Qué afecta la actividad de estos genes?

Exposición a gran cantidad de sustancias químicas industriales, metales pesados, toxinas bacterianas y plásticos. Estrés, un ciclo de metilación deteriorado, insuficiencia de vitamina B2, insuficiencia de selenio y cisteína.

Una persona puede nacer con una variante de este gen que afecte su actividad, por lo tanto, su predisposición a no desechar esas toxinas del cuerpo es mayor en comparación con otro individuo cuya actividad del gen es del 100%.

Entre las señales más comunes de que tus genes détox están afectados, ENCONTRAMOS:

  • Hipersensibilidad a las sustancias químicas (congestión, moqueo, ojos llorosos, tos, estornudos, fatiga, migraña, sarpullidos, urticaria, problemas digestivos, ansiedad, depresión y neblina mental).
  • Aumento de la inflamación.
  • Presión alta, sobrepeso u obesidad.

¿Cómo potenciar la actividad de estos genes?

Es más fácil de lo que crees, pero requiere ciertos cambios:

  • Consumo equilibrado de fibra y vitamina B12, que ayudan a la reserva de glutatión en el cuerpo, así como la función de estos genes.
  • Consumo de grasas saludables (salmón, sardinas, atún blanco, trucha arcoíris, nueces, linaza, aguacate, etc.) y cantidad adecuada de proteínas.
  • Evitar los carbohidratos y azúcares procesados.
  • Evitar las sustancias químicas industriales, para aligerar la carga de ambos genes y las reservas de glutatión.
  • Respirar, sudar, orinar y defecar las toxinas.
  • Aliviar el estrés.

Es importante conocer cómo trabajan nuestros genes y saber cuáles son nuestras predisposiciones genéticas para desarrollar ciertas enfermedades.

Esta información es valiosa para optimizar nuestra salud y tomar las mejores decisiones en el día a día.

Photo by Гоар Авдалян on Unsplash


¿Quieres ganarte dos sesiones de COACHING personalizado + un ebook GRATIS sobre amor propio de Sandra Ramón?

Sandra Ramón (@sandraramoncoach), coach colombiana y autora de La heroína de mi vida soy yo,  se alió con nosotras para que participes en un sorteo que te va a encantar.

Haz click aquí para más información