Patricia López Caballero: “Recuerda que todas sabemos escribir, cantar, bailar y crear arte”

mandalas

En esta entrevista, Elsy (@elsylirauiz) habló con Patricia López Caballero (@patricialopezcaballero), coach ontológico, creativo y espiritual y autora de Bitácora del viaje al alma femenina con el poder de las mandalas. Y hoy nos cuenta sobre cómo, a través de las mandalas y el mindfulness, podemos ordenar nuestra vida (sobre todo cuando estamos burnt out)


Las mujeres vivimos en una realidad en la que se considera normal estar estresadas y cansadas, hacer mil cosas a la vez, tener que terminar todas las tareas autoimpuestas en un mismo día, comer frente al computador mientras trabajan y tener la constante sensación de estar ahogadas con lo que hacen.

Muchas veces, esa normalidad se asocia y se confunde con ser exitosas, productivas, multitasking e incluso, superiores a las demás.

Pero esa carrera constante no es sostenible ni rentable en el tiempo.

Lo único que hace es alejarnos de nuestra esencia, de nuestro propósito, del cuidado de nuestra salud mental y del equilibrio que verdaderamente necesitamos para estar bien.

Te dejo unas cifras para que entiendas mejor la gravedad de lo que te estoy hablando.

Según un estudio de El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 en Argentina:

Las mujeres presentan mayores niveles de cansancio y apatía en relación con los hombres.

  • El 14% reconoce sentirse cansada y fatigada. Esta cifra aumenta a un 33% después de la jornada laboral y la cifra en hombres disminuye a 9,7%
  • Las mujeres presentan mayores niveles de dificultad para experimentar placer e interés por las cosas.
  • Casi 2 de cada 10 mujeres no encuentra tiempo libre para realizar hobbies y desconectarse. Y el 32% de las mujeres señala que le resulta difícil relajarse después de un día de trabajo, mientras que en los hombres, este porcentaje disminuye a un 23%.

Pero, ¿cómo cambiamos esta realidad? ¿Qué podemos hacer para manejar un equilibrio más sano? ¿Qué herramientas, métodos y consejos nos podrían servir para vivir mejor?

De eso hablamos con Patricia López Caballero, coach ontológico, escritora y autora de Bitácora de viaje al alma femenina con el poder de los mandalas, un libro, una guía espiritual y un acompañante para que puedas reencontrarte a través de los mAndalas, con tu equilibrio, norte y con la paz mental que mereces.

mandala

¡Si has estado ahí, si te has sentido así, esta entrevista y este libro son para ti!


Más entrevistas como “Patricia López Caballero: el poder de las mandalas”


Muchas personas hablan del poder de los mandalas. Dicen que son una representación del ordenamiento de la vida y medios para conectarnos con la abundancia, espiritualidad, calma, etc., me encantaría que tú me contaras qué son los mandalas, qué significan y cómo nos benefician.

El mandala es una herramienta ancestral profunda de autodescubrimiento y exploración personal. Te da conexión y te permite sentirte segura.

El mandala traza la oportunidad de volver al centro. Su figura, al ser circular, te indica que ya hay un ordenamiento, que es el mismo que está en el universo, una simetría y una orientación concéntrica, que es lo que actúa con tu mente subconsciente para ordenar toda la dispersión mental y emocional en la que vivimos.

Para mí, los mandalas son y fueron el camino que me ayudó a reconectarme conmigo misma y una vez reconectada, no olvidar quien soy.

En la vida nos pasan millones de acontecimientos físicos, psicológicos y espirituales, que son golpes e impactos que te sacan de tu centro.

Todos sabemos que necesitamos volver a ese núcleo, por eso las meditaciones; porque cuando uno está fuera de sí, es más fácil que el caos se apodere de ti.

Todas necesitamos ese momento de calma, tranquilidad, desconexión y silencio para ir al centro. Eso es lo que te permite hacer el mandala.

Tenemos que aprender a vivir y respetar los espirales de la vida. Cerrar los ciclos, los círculos en los mándalas, para superar y vivir cada etapa de la vida en espiral.

La idea es que el mandala sea una manera lúdica, tranquila y relajada de conectarte con la geometría de la vida.

No hay una metodología exacta y no hay que seguir ningún objetivo al hacerlos, solo debes tener un propósito o una intención para realizarlo.

En tu libro podemos encontrar “momentos de exploración a nuestros mundos internos”. ¿Cuáles son esos mundos internos y cómo impactan nuestro día a día?

Nosotros somos un territorio lleno de creencias, vivencias, emociones y actitudes.

Muchas veces, estos territorios están llenos de traumas y creencias limitantes que no nos corresponden, que nos dicen que no somos capaces, que nos hacen dudar y nos limitan a adentrarnos y explorar nuestra propia sabiduría y capacidad espiritual.

Entonces, en el libro menciono esos territorios internos cargados de información, que muchas veces nos limitan más de lo que nos impulsan.

A través de meditaciones y mandalas con intenciones orientadas, los invito a sanarlos, a perdonarlos y a transformarlos en aprendizajes sanos y positivos.

Yo parto de la base de que las mujeres nos hemos extraviado un poco del camino, que ya de por sí está lleno de desafíos. Todo esto carga una información dentro de nuestro interior y cómo nos vamos desconectando de ese centro.

Si nosotras relacionamos todo eso con nuestra sabiduría interior, pudiésemos resolverlo y superarlo más rápido, volveríamos a las enseñanzas y no a los desafíos que nos hacen perder.

El mandala gestiona un ordenamiento mental y emocional que permite que te conectes con tu voz y no con la voz creada a raíz de las creencias limitantes.

Necesitamos silenciar al mundo y poder conectar con la sabiduría que vino con cada una. Cuando encuentras la herramienta que te pausa, te centra y te permite orientar tu voz interior,  podrás vivir en un mundo más sabio.

También hablas de dos arquetipos maravillosos de mujeres que nos definen, ¿cuáles son? ¿Y cómo nos identificamos en ellas?

La mujer grafito es la mujer que sabe, que está consciente, que cuando va por la vida, va dejando un trazo.

El grafito es una joya, casi un diamante; entonces es la manera como nos vamos dibujando como mujeres que pueden y tienen potencial de ser diamantes.

Cuando tomas consciencia de que cada vez que hablas, tus palabras quedan escritas en el libro de la vida, que tus emociones cuestionan cómo caminas por la vida y que cuando caminas por la vida vas dejando un trazo, eres más consciente de tus palabras, acciones, de las emociones que crean tu vida, y también cómo con tus pensamientos, emociones y actuaciones, creas la realidad que te rodea.

Ahora, la mujer mandala, mun de luna, dala de mandala, te enseña cómo a través de la aceptación de tu propia ciclicidad, puedes entender mejor tu psique y tu poder en cada una de tus fases lunares.

Ella es la que se vuelve a conectar, metafóricamente, con su luna, respetando y aceptando su ciclo de manera amorosa, sabia y sin juicios.

Si te quedas dando vueltas en un ciclo que no cierras, no te elevas. La idea de la ciclicidad es que un ciclo se cierra y otro se abre, dejamos de envejecer y nos convertimos en mujeres que evolucionan y maduran en sabiduría.

En el libro, ellas te acompañan y te enseñan a mejorar o cambiar tu narrativa y redibujar un nuevo paisaje. Son dos arquetipos de mujeres que conviven en nosotras y nos hacen las mujeres que somos.

Ahora estamos en un mundo que no para, incluso con la pandemia. Vivimos en una constante crítica, exigencia, corre corre, perfeccionismo, expectativas, materialismo, etc. Y estas cosas son las que precisamente nos alejan de nuestro norte y las que nos inhiben de explorar nuestro verdadero propósito de vida. ¿Cuáles son tus consejos de oro para salir de esto?

Yo arranco el libro con un concepto de la cultura mexicana antigua que habla sobre darte un espacio y retirarte de tu cotidianidad para silenciar las carreras y el afán en los que vivimos, de medir tu éxito según lo productiva que seas y de dejar por fuera el espacio en donde somos valiosas porque reconectamos con nuestros recursos o nuestro propio valor humano y como mujeres.

“Cuando nos retiramos de lo cotidiano, le damos al tiempo una condición sagrada para que se convierta en el instrumento que nos conecta con nosotras mismas y silenciamos el ruido externo. Entramos en lo que los antiguos mexicanos denominan el estado de silencio en el que escuchamos y resonamos con nuestra propia voz y nos sumergimos en el campo de amor esencial para recordar el sentido personal que nos trajo a esta experiencia de vida”.

El norte está marcado, el lugar hacia uno ya está marcado, y muchas veces creemos que si no eres lo más brava del mundo, no triunfaste; y eso es lo más erróneo que podemos pensar acerca de nosotros mismos.

Nacimos con una misión personal que vino con nosotros al nacer y que no tiene nada que ver con las exigencias de afuera.

Hay que aprender a silenciarnos, a tener espacios para nosotras mismas, llevarnos a citas llenas de amor y autocuidado, donde estés solamente tú autoconociéndote, explorándote y dándote el espacio de saber cómo estás; de reconocer las cosas por la que estás agradecida y lo que necesitas para sentirte mejor o buscar tu paz y tranquilidad.

Reunirte con la única persona que va a estar hasta el último día de tu vida contigo, y eres tú.

Lamentablemente, en muchos casos, esa es la persona a la que menos conocemos, a la que menos tiempo le damos, con la que tenemos menos momentos íntimos. Hacemos lo que sea por lo demás, pero nos damos por sentado.

¡Y qué rico es conocerte, qué rico es estar contigo sin sentirte culpable!

De ahí es que te potencias, de ahí sigues la ruta hacia tu meta personal. Cuando actúas con valentía y amor por ti, la vida te responde con todo lo que te mereces.

¿Y qué ejercicios prácticos nos recomiendas para cuando necesitamos hacer una pausa, darnos nuestro espacio y reencontrarnos con nosotras mismas?

Todo el libro tiene un espacio llamado: “Momento de presencia plena” y es exactamente eso, que en varios momentos en el día, pares lo que estás haciendo, te conectes contigo, así sean 5 o 50 minutos, lo que logres darte, y consigas conectar con el presente, con tu ahora, con lo que vives y sientes para que concientices que tu corazón está palpitando y que eres un campo de infinitas posibilidades.

Si vas por la vida y sin detenerte, se te olvida que puedes cambiarte de ruta. Es como cuando aguantas la respiración, si no vuelves a tomar aire, te asfixias.

  • Por eso, mi mejor consejo siempre será que hagas varias pausas de presencia plena DURANTE EL DÍA.

Sé disciplinada en tu tiempo, agárrate un día para volverte a conectar contigo y cuestionarte, ¿qué tanto viví en automático? ¡que lo hacemos mucho! ¿Qué tan presente estuve para mí este día, esta semana o este año?

  • ESCRIBE, escribe sobre tu día, tus estados de ánimo, cuando estés feliz, y léelo cuando estés bajoneada, y que eso sea un recordatorio de lo afortunada y abundante que eres en la vida.

Escribe cuando estés mal, bota en ese papel todo lo que sientes, págala con él y con nadie más.

  • Respira, danza, baila, siéntete libre por unos momentos, permite que tu cuerpo esté consciente de todas tus acciones.

Esos simples actos te van conectando con tu espíritu creativo, con un mejor humor y con un nuevo nivel de ánimo y conciencia que te hace vivir mucho más plena y presente.

Hablemos de Patricia, la escritora

Tienes ocho libros espectaculares que son un transporte para conectarnos con nuestra energía y la del universo, ¿qué te inspira y qué te hace escribir?

Me inspira muchísimo tener la oportunidad de dialogar con mi lector, saber que mis pensamientos van a llegar y van a sonar con él, y que al final de mis páginas nos vamos a unir en una esencia que lo inspiren a conectar con otras personas.

Al final, lo que me mueve es darle una voz a mi voz.

¿Tienes alguna rutina para escribir?

SÍ, necesito el silencio y la noche, yo escribo de 4:00 am a 9:00 am.

Las 4 de la mañana para mí, es ese momento donde ya descansé, donde sé que va a amanecer, el mundo está en silencio, yo estoy en silencio y aprovecho esa energía para enfocarme en lo que quiero expresar.

Y escribo sin estar auto editándome, escribo y plasmo todo lo que debo, y quiero decir. Cuando termino, me leo, me reviso y ahí sí corrijo, borro o lo que sea, antes no.

¿Cómo lidias con esa vocecita que tenemos en la cabeza que te dice que no eres suficiente o lo estás haciendo mal? Nosotras, en Asuntos de Mujeres, la llamamos “La Cabrona”.

La cabrona es bien cabrona, pero yo le he quitado voz y le quité voz dejando de pelear con ella, dándole una utilidad.

Para mí ella es la que me muestra que puedo dar más y no que no soy suficiente, cuando me habla, la paro, reconozco qué es lo que me está diciendo que “debo mejorar”, pero, le digo: “ok gracias, te escucho mañana, pasado, cuando pueda o en el próximo libro”.

Porque hay más, siempre hay más, pero yo la miro de frente, converso con ella, le digo gracias, estás aquí, ¿y sabes qué? lo que hice es suficiente, para hoy, y para mí, es suficiente.

Yo la callo y en vez de pelear con ella, y darle poder, le doy un lugar; agradezco su punto pero no le hago caso y no dejo que sus palabras afecten mis palabras, mi mensaje o mi valía.

¿Alguna recomendación para la comunidad de Asuntos de Mujeres que quieren escribir?

Recuerda que todas sabemos escribir, cantar, bailar y crear arte.

El espíritu creativo es femenino, está vivo en todas nosotras, y si te hace falta una pizca de estilo u orientación, existen los correctores de estilo, existen los editores, etc.

Como mujeres sabemos hacer alianzas, eso de que las mujeres son enemigas, es mentira, no creas en eso; apóyate en alguien que te inspire, que te apoye y te haga crecer.

No te compares, inspírate, si sientes que tu escritura no es como la de al lado, estúdiala, aprende de ella, contáctala, conócela, pero no te frenes, porque absolutamente todas somos creativas.

Hay medios para hacerte mejor, profesional, hasta los cantantes toman clases de canto, así tengan un don natural. No reprimas esas ganas de expresar un mensaje, no te niegues ese espacio de conexión y ¡Escribe! sin más y sin peros.

Gracias a @planetadelibrosco por la entrevista


¿Ya eres parte del Club de escritoras de Asuntos de Mujeres?

Nos encanta escribir. Pero, no solo escribir, sino conectar con otros a través de la escritura.

Es por eso, que creamos el Club de escritoras de Asuntos de Mujeres. Un espacio en el que entre mujeres nos apoyamos, escribimos juntas, hablamos con nuestras autoras favoritas y sobre todo: nos divertimos muchísimo.

Cada mes te traemos encuentros con autoras de lujo, retos de escritura creativa, tips, talleres y muchas otras cosas más.

¡Nos encantaría que escribieras con nosotras!

Por tan solo $8 al mes o el cambio en tu moneda local podrás formar parte de este contenido y actividades exclusivas, hechas con mucho cariño para ti.

Club de escritoras de Asuntos de Mujeres

SUSCRÍBETE AQUÍ